domingo, 22 de enero de 2012

Sherlock Holmes: Juego de Sombras

Título: Sherlock Holmes. Juego de Sombras
Título Original: Sherlock Holmes. A Game of Shadows
Director: Guy Ritchie
País: USA
Guión: Michael Robert Johnson, Lionel Wigram (basado en la novela de Arthur Conan Doyle)
Reparto: Robert Downey Jr., Jude Law, Jared Harris, Noomi Rapace, Stephen Fry
Género: Thriller / Acción
Duración: 129 minutos
Estreno en España: 5 de Enero de 2012









Siempre hay excepciones que confirmar la regla, y en el caso del dicho "segundas partes nunca fueron buenas" no iba a ser menos. Las nuevas andanzas del famoso detective Sherlock Holmes, papel interpretado una vez más por Robert Downey Jr., junto a su fiel compañero y doctor, John Watson (Jude Law), no quedan para nada desvirtuadas tras la primera parte. Guy Ritchie ha conseguido mantener el tipo, dándole a su película esos toques de tensión y humor que tan bien han congeniado. 

En esta ocasión el señor Holmes ha de lidiar con un malévolo personaje que sin esfuerzo alguno se pone a la altura del susodicho detective: el Profesor Moriarty (interpretado por Jared Harris, hijo del difunto Richard Harris). No obstante, Sherlock Holmes cuenta con la compañía de Watson y  Sim (Noomi Rapace), una joven adivina gitana que se convierte en víctima potencial cuando su desaparecido hermano decide dedicarse a sucios negocios.


Sherlock Holmes: Juego de Sombras ha cambiado, junto con su predecesora, la visión que cada cual teníamos del famoso detective. Inteligente, sarcástico, valiente, un tanto psicótico, solitario,... nuestro querido Holmes es una versión mejorada del creado por Sir Arthur Conan Doyle. O al menos es una versión más marchosa. Robert Downey Jr. clava de nuevo su papel, comportándose con Watson como House lo hace con Wilson, aunque el Doctor Watson no se somete tan fácilmente al orgulloso detective.
Son 129 minutos de entretenimiento que dejan a uno boquiabierto en más de una ocasión (al menos yo me encontré alguna vez totalmente pasmada), deseando poseer al menos parte del don de Sherlock: la capacidad de "predecir" lo que va a pasar y anticiparse a ello. Al igual que ocurriera en la primera parte, nuestro protagonista es capaz de imaginarse los movimientos que van a hacer sus adversarios (sobretodo en los momentos de pelea), pudiendo actuar en consecuencia y salir victorioso de la situación. Su capacidad analítica, que él considera una maldición, es objeto de deseo para muchos de nosotros.


Con lo que respecta al resto de actuaciones, todas encajan a la perfección. Jude Law interpreta a un John Watson que constituye la "media naranja" de Holmes. Es su parte complementaria. Ninguno sería quien es sin la compañía del otro, aunque en varias ocasiones estén como el perro y el gato... En cuanto a Moriarty, Jared Harris no es que sobresalga especialmente, pero ha contado en su vida con un buen maestro de la interpretación (Richard Harris) que le ha permitido darse a conocer en el mundo hollywoodiense.
Finalmente, sólo me queda mencionar a Noomi Rapace, la Lisbeth Salander sueca que ahora es sustituida por Rooney Mara en la versión americana de 'Los Hombres que no Amaban a las Mujeres'. La verdad es que resulta extraño ver a esta actriz despojada de sus ropas negras y de sus piercings, elementos tan característicos del personaje de Lisbeth, pero aún así continúa siendo una mujer de armas tomar, valiente y decidida. Además, si uno no quiere quedarse encasillado en un papel, más le vale probar cosas nuevas...


Así pues, un reparto muy a la altura de las circunstancias.


Por otro lado, no quería dejar pasar la oportunidad de comentar el impacto que algunas escenas me han causado. No tanto por el contenido, sino por la forma en que están rodadas. Un ejemplo (que salió hace poco en la Sexta3), es aquél en el que varios personajes salen corriendo por un bosque. Todo ocurre muy rápido hasta que, de repente, la imagen se ralentiza hasta el extremo. Tras unos segundos, vuelve de nuevo la velocidad normal, repitiéndose la secuencia unas cuantas veces. Además, en ocasiones se aprecia un efecto muy curioso: con la cabeza de alguien en primer plano, se observa cómo el fondo pasa a toda pastilla, dando, obviamente, sensación de velocidad; sin embargo, tal efecto resulta extraño, pues parece que el personaje no se mueve de su sitio. Siento no poder ser más clara, pero se trata de una percepción que me resulta harto complicado explicar con palabras. Si alguien ha visto la película, o piensa verla, por favor que me diga si piensa lo mismo.


Dicho esto, concluyo esta exposición alentando a mis lectores a ver el filme, pues me ha parecido incluso mejor que la primera parte. Y, de nuevo para todos los que ya lo han visto o piensan hacerlo... atención al detalle cinéfilo de Guy Ritchie al Joker de Batman. ¿Alguien se ha dado cuenta? Realmente no sé si Ritchie lo ha hecho que la intención de honrar a este villano o le ha salido sin querer, pero es un aspecto digno de atención y mención.

4 comentarios:

Joel dijo...

Si te gustó la primera, te gustará la 2ª. O no...! xD
Sobre todo una peli para pasar un buen rato ^_^

CIMAFERMIN dijo...

Esta no la he visto pero la primera me defraudo bastante.Existe un hándicap en contra de esta peli, es que el Robert Downey jr. no es santo de mi devoción

Andrea dijo...

Yo tampoco es que lo tenga en un pedestal, pero me gusta cómo encarna al personaje de Sherlock. A mí la primera me gustó mucho, y está también. Ya te digo que sigue en la misma línea.

Paola Monter Uribe dijo...

A mí también me parece Sherlock Holmes juego de sombras mejor que la primera, los personajes toman mayor fuerza, yo vi la película online en la página de HBO y me encantó, es buenísima y bastante entretenida.