jueves, 7 de julio de 2011

Desayuno con Diamantes











Basada en la novela de Truman Capote, Desayuno con Diamantes cuenta la historia de una hermosa joven, Holly (Audrey Hepburn), quien tiene como costumbre desayunar mientras admira los escaparates de la famosa joyería Tiffany's. Con una personalidad excéntrica y despreocupada, Holly consigue llamar la atención de su nuevo vecino, el escritor Paul Varjak (George Peppard) que intentará ganarse su amor.


Realmente esta película es una joya, pero una que no podría encontrarse en Tiffany's. Con un guión que aparentemente no tiene mucho de original, salvo el hecho de desayunar contemplando un escaparate, Desayuno con Diamantes dista mucho de la típica comedia romántica en la que chico conoce chica. Audrey está radiante en su papel de neoyorquina pija a la que sólo parecen interesar hombres con dinero. Hay momentos en los cuales uno siente compasión por ella; en otros repugna un poco, y hay ocasiones en las que resulta realmente divertida. Su actuación es fantástica y su simple presencia resulta altamente atractiva. Para mí Audrey Hepburn ha sido una auténtica belleza, más incluso que Marilyn Monroe pues, a pesar de que ésta última contaba con una gran hermosura, no era tan natural como la de Audrey.


Por su parte, el protagonista masculino, George Peppard (conocido por su papel de Hannibal en la serie "El Equipo A"), aporta también una gran galantería y atractivo a la película. Sus ojos azules ejercen un alto magnetismo y resultan irresistibles.


En cuanto a la película en sí, como ya he mencionado, se aleja bastante de las comedias románticas que nos invaden hoy en día. Si bien es cierto que hay una relación amorosa adornada con toques de humor, resulta más encantadora que las actuales películas del género. Digamos que no es tan empalagosa como sus contemporáneas ni tampoco tan dramática. Tanto los momentos de dolor como los de amor son reflejados con cierto humor, de manera que el espectador no suelte lágrimas de cocodrilo por ello. En mi opinión, el único momento que puede humedecer nuestros globos oculares es el final, y puede que sea más bien por la presencia del gato sin nombre de Holly que por los propios protagonistas.


Así las cosas no tengo mucho más que añadir. Desayuno con Diamantes es todo un clásico del cine que cuenta con dos actores de infarto. No obstante, parece ser que inicialmente no eran los pensados para el film, sino que Marilyn Monroe iba a interpretar a Holly mientras que Steve McQueen daría vida al escritor Paul Varjak. Pero a mí parecer el cambio de actores no supuso una mala opción. No sé cómo habría salido el plan con los dos "originales" pero está claro que las segundas opciones fueron más que acertadas.


Ya para terminar, me gustaría hacer mención del doblaje. No tengo que reprocharle nada puesto que en España contamos con estupendos dobladores, pero me ha llamado la atención un momento concreto de la película en la que parece que haya un cambio de dobladores. Me refiero a la escena en la que Holly, mostrando ya síntomas de intoxicación etílica, y Paul se encuentran en un bar bebiendo y viendo a una chica bailar sensualmente. Cuando hablan sus voces no parecen las mismas. En la escena siguiente, donde ambos aparecen en su apartamento, ya vuelven a la "normalidad". Aludo a esto simplemente como curiosidad, pero no creo que sean imaginaciones mías. Sin embargo... esto no cambia para nada mi opinión acerca del film

6 comentarios:

Noe dijo...

Me encanta esta película...es una pasada...Audrey está sensacional...

Andrea dijo...

No me cansaré de decirlo...era guapísima!!!! jejeje Gracias por comentar Noe! :)

Anónimo dijo...

Aunque en su día vi la película, ciertamente no me acuerdo mucho de ella pero la verdad es que recuerdo que me gustó y la Audrey siempre me resultó una actriz realmente atractiva y de una belleza realmente especial. (Por cierto, intentaré volver a ver la peli)
Tragicomix

Andrea dijo...

Ver la peli otra vez no es demasiado difícil...está en casa! jajajajaja

CIMAFERMIN dijo...

Esta es la peli favorita de mi Santa, es mas en mi casa tengo colgado en la pared una foto de Audrey en una escena de la pelicula, así que ya te digo bastante

David C. dijo...

Anoche vi la película y Audrey me encanto.