martes, 21 de septiembre de 2010

Furia de Titanes


Lo siento, pero he de admitir que las películas con temática mitológica suelen ser mi debilidad. Claro que hay de todo. Sin embargo... Furia de Titanes no me ha defraudado. No soy una experta en mitología griega pero creo que es bastante fiel. Además, hay que tener en cuenta que hay cincuenta mil versiones sobre qué Dios es padre de qué mortal y quién se acostó con quién.

En concreto, esta película cuenta la historia de Perseo (semidios hijo de Zeus), cuya familia murió a causa de Hades, Dios del Inframundo. Por ello, y por el cansancio generalizado de los mortales hacia los dioses, se inicia una rebelión contra los más poderosos. Hades finge estar al servicio de Zeus, pero lo que realmente quiere es destruir la ciudad de Argos con la ayuda del temible Kraken. La única manera de evitarlo...la cabeza de Medusa, capaz de convertir a todo ser vivo en piedra.


Una batalla épica digna de ser vista, aunque hay ciertas cosas que parecen estar un poco fuera de lugar: ¿una lechuza mecánica? ¿una mano que cobra vida propia? ¿Liam Neeson haciendo de Zeus? Sinceramente, prefería a otro actor. Neeson es...como dicen en mi casa, un "cara-cartón", siempre con la misma cara. Y viendo esta película me he dado cuenta de que es verdad. Pero bueno, tampoco estropea la película.

Ralph Fiennes metido en la piel de Hades le va que ni pintado. Tal vez porque después de haberlo visto interpretando a Voldemort en Harry Potter este tipo de papeles ya no nos sorprende.
En cuanto al protagonista, Sam Worthington, pues bueno... no es que haga un papelón, pero da el pego. Está pillando carrerilla después de su participación en Avatar.

Me ha gustado la estética de la película, bastante lúgubre en ocasiones. Buena ambientación y efectos especiales bastante curiosos, sobretodo a la hora de crear el Kraken y los escorpiones gigantes. Tal vez demasiado fantásticos, pero es el género del film. ¡Ah! que se me olvidaba. ¡También sale Pegaso! Un caballo alado precioso. Obviamente, se nota que es un caballo corriente y moliente, pero da el pego con esas alas.

Ya para ir terminando... me gustaría comentar brevemente el episodio de las brujas. Me recordó muchísimo a la película de Disney, Hércules, sólo que sin el toque infantil. ¿Recordáis que el ojo de una de ellas se le iba de paseo con facilidad? Aquí directamente ya lo lleva en la mano, y ninguna de las tres tiene ojos en la cara. Es un panorama entre lúgubre y divertido.


En general, le doy cuatro estrellitas (de cinco), porque no hay un momento de aburrimiento y empieza ya fuerte. Se observa bien el ansia de venganza por parte de Perseo y su odio a los dioses por haberle arrebatado lo que más quería. Odio reflejado en su constante desprecio hacia Zeus, negándose constantemente a obtener cualquier tipo de ayuda divina. Quiere luchar y morir como un mortal.

No sé cómo será verla en 3D, porque la he alquilado ayer en dvd, pero al menos, verla en pantalla grande tiene que ser una pasada.

Desde mi perspectiva, recomendable.

Categoría: crítica, opinión.