viernes, 28 de enero de 2011

Exam


Siguiendo las recomendaciones de Cimafermín, la pasada noche vi esta película, Exam, que nos muestra a ocho candidatos a un exigente puesto de trabajo. Ya han pasado una serie de duras pruebas, y ahora les toca la gran prueba final: dar con la única respuesta a una sola pregunta. ¿Cuál es el problema? La hoja del examen está en blanco. Sin poder comunicarse con el supervisor ni con el guardia de seguridad (en ese caso serán descalificados), los ocho deberán colaborar para dar con la intrigante pregunta.

Se trata de una buena película de suspense que no requiere del "recurso sanguíneo" para generar terror y angustia. Más que servirse del dolor físico (algo de eso también hay), emplea el "dolor psicológico", el juego mental, la presión. Son ocho variopintos personajes que compiten entre ellos para lograr su objetivo, pero a la vez, han de colaborar, algo no demasiado fácil, por cierto, porque en el fondo saben que sólo puede quedar uno.


En esencia me recuerda bastante a otra película que ya comenté aquí hace un tiempo, El experimento, en la cual también se pretende ver cómo se comporta el individuo al entrar a formar parte  de un grupo, cómo colabora con aquellos que se encuentran en su misma situación y cómo se rebela con quienes ostentan una posición superior o inferior. Hay cierta rebeldía en Exam, pero no sólo hacia los superiores sino también hacia los miembros del propio grupo. Cada uno desea hacerse valer, y no importa las artimañas que utilice para conseguirlo, independientemente que con ello haga daño a los demás. Hay un par de personajes en concreto que son un claro ejemplo de ello. El resto, más que menos, trata de colaborar, aunque en algunas circunstancias no muevan un dedo por ayudar a sus compañeros.

Los actores de la película apenas son conocidos (yo al menos no conocía a ninguno), pero no por ello merecen ser menospreciados, al contrario. Su trabajo es excelente. Muestran la verdadera naturaleza del ser humano cuando éste se encuentra en una situación de total tensión, el lado oscuro que todos tenemos.


Por otra parte, mencionar que la película está rodada a tiempo real. Los 80 minutos disponibles para hacer el examen son 80 minutos (más o menos) reales. No obstante, no se hace pesada en absoluto. No son imprescindibles persecuciones, tiroteos y avances en el tiempo para hacer una película entretenida e intensa. Hay veces que mostrar la realidad genera suficiente tensión.

En definitiva, si os gustó El Experimento, esta también os gustará, aunque personalmente me quedo con la primera, pues refleja algo que realmente ocurrió, y eso ayuda a calar más hondo en el espectador.