jueves, 14 de junio de 2012

Un Método Peligroso

Título: Un Método Peligroso
Título original: A Dangerous Method
Director: David Cronenberg
Reparto: Keira Knightley, Viggo Mortensen, Michael Fassbender, Vincent Cassel
Guión: David Cronenberg (Novela: Christopher Hampton)
País: Reino Unido
Año: 2011
Duración: 93 minutos
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años










Como ya anunciara en la entrada anterior, la siguiente película objeto de mi crítica es 'Un Método Peligroso', film que, basándose en hechos reales, tiene como eje central la relación existente entre el psiquiatra Carl Jung (Michael Fassbender), su mentor Sigmund Freud (Viggo Mortensen) y su paciente Sabina Spielrein (Keira Knightley). La inicial amistad de estos personajes se perturba debido a las opiniones que cada cual tiene respecto a los problemas psicológicos. Si bien los tres acuden a explicaciones de carácter sexual, las discrepancias también son palpables.

Teniendo en cuenta el tema de esta película, no es de extrañar que una recién licenciada en Psicología como yo se sienta atraída por ella. Cierto es que el tema del Psicoanálisis (Freud es considerado el padre del mismo) no es visto con muy buenos ojos en mi universidad, pero forma parte de la historia de la disciplina, y como tal debe tenerse en cuenta. Además, las explicaciones dadas desde esta perspectiva son cuanto menos divertidas. Así las cosas, 'Un Método Peligroso' estaba dentro de mi lista de películas pendientes. Y más teniendo en cuenta quién iba a interpretar a Freud.


La escena inicial del film resulta prometedora. Una Keira Knightley en pleno ataque de histeria cuyas muecas faciales generan risa a la par que miedo. Según parece, la actriz se sirvió del alcohol para meterse más en su papel y que le saliera todo de forma más... natural (me refiero a esta escena en concreto, no a toda la película, que quede claro). No obstante, y dejando anécdotas al margen, el film me ha resultado bastante decepcionante. Las interpretaciones son buenas, pero le falta ritmo. En mi opinión, a medida que pasa el tiempo, la película se hace más lenta. Ya sabemos que no se requiere demasiada acción para hacer una buena película, pero hay que saber cómo conseguirlo. Y, a mi parecer, Cronenberg no lo ha logrado esta vez. 


Puede que el problema esté, como ya comentaron algunos, en la excesiva atención prestada a la relación entre los tres personajes, olvidándose de dar mayor énfasis a ese "método peligroso" en sí. Creo que el tema del Psicoanálisis, Freud y Jung podría exprimirse mucho más, dando lugar a un film mucho más atractivo. Ya he dicho que las teorías psicoanalíticas resultan divertidas, y es una de las partes más entretenidas de estudiar en la carrera (al menos para mí), así que estaría bien contar con una película igualmente divertida.

Pese a la lentitud, el elenco de actores es de alta calidad. Viggo Mortensen está magistral en el papel de un Sigmund Freud prepotente que continuamente deja sin palabras al joven Jung. Con lo que respecta a Keira Knightley, yo le haría tener más ataques a lo largo de la película, pues constituyen sus momentos más apoteósicos. Digamos que el resto de su interpretación pasa un poco más...inadvertida. De Michael Fassbender poco tengo que decir; es el protagonista principal de la obra y se adapta bien a su rol. No puedo decir si es fiel al personaje o no, ya que no conozco la fue la personalidad de Jung, pero sí es el que más pena suscita de los tres. Tal cual parece una marioneta cuyos hilos son movidos por Sabine y Freud (y su mujer es bastante boba, por cierto...).


En definitiva, no os perdéis nada no viendo esta película. A mí me resultaba atrayente por tratar el tema que trata, pero lo hace de forma diferente a la que yo esperaba y ha resultado decepcionante. Espero que en un futuro próximo llegue alguien que le saque más jugo a la Psicología.